martes, 22 de mayo de 2012

¿Te planteas objetivos inteligentes?

Foto de: martiniko
Se suele decir que todos los caminos llevan a Roma. Y si damos por cierta esta cuestionable afirmación, tampoco es menos cierto que si conocemos el camino, llegaremos antes y consumiremos menos recursos. El depósito de combustible de una empresa es limitado (sus recursos) y si no se plantea seguir la ruta adecuada puede que se agote antes de alcanzar el destino.

Cabe precisar, que cuando hablamos de los recursos de la empresa, nos referimos a recursos tangibles, intangibles y humanos; y no exclusivamente a los recursos financieros, que por algún motivos son los primeros que se nos vienen a la cabeza. Brevemente serían:

  • Recursos tangibles: recursos financieros y activos. 
  • Recursos intangibles: imagen corporativa, marcas comerciales, tecnologías, etc. 
  • Recursos humanos: capacidades, aptitudes y conocimientos de las personas.

Por lo tanto, cuando hablamos de objetivos, ya sean a nivel personal o empresarial, debemos ser metódicos a la hora de plantearlos, para lograr alcanzarlos con nuestros recursos disponibles. Y para ello, podemos servirnos del método SMART, introducido por Peter Drucker dentro del concepto de la gestión por objetivos, y que nos da las claves para establecer objetivos inteligentes. Según este método, un objetivo inteligente se refleja en los siguientes parámetros:

  • Specific (específico): debemos indicar qué vamos a hacer, cómo y para qué.
  • Measurable (medible): hay que cuantificar la actividad en sí y/o sus resultados. Sólo de esta manera sabremos exactamente cuando hemos alcanzado nuestro objetivo.
  • Achievable (alcanzable): podemos alcanzar el objetivo propuesto con los recursos disponibles. No por ello debemos acobardarnos y establecer objetivos "a medio gas". Todo lo contrario, los objetivos deben ser alcanzables (correcto), pero a su vez deben de ser ambiciosos para incitar a las personas encargadas de su consecución a poner todo su empeño.
  • Relevant (relevante): su consecución es clave en el desarrollo de nuestra estrategia. En algunas publicaciones esta "erre" se asocia a objetivos realistas, sin embargo en mi opinión, que el objetivo sea realista se engloba dentro del concepto alcanzable.
  • Time-related (definido en el tiempo): especificamos el momento en el tiempo en el cual alcanzaremos nuestro objetivo, así como los hitos que nos indicarán que vamos por el buen camino.
Sin embargo, un método como éste no constituye una panacea que nos asegura el logro de nuestros objetivos consumiendo los mínimos recursos. Para asegurarnos de ello debemos de obtener feedback continuamente de la marcha de las acciones planificadas para la consecución de los objetivos; y para ello debemos estar especialmente atentos a la consecución de esos hitos que nos indican que vamos por el buen camino. En el caso de no alcanzar dichos hitos, quizá deberíamos plantearnos si las acciones que estamos realizando son las adecuadas para realizar pequeños ajustes si fuesen necesarios.

Fuentes: 1, 2, 3

---
Recuerda, si te gusta el blog, puedes seguir sus contenidos vía RSSsiguiéndome en Twitteren Linkedin o en PinterestY si te ha gustado este post ayúdame a difundirlo con los botones sociales.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario