lunes, 11 de junio de 2012

¿Por qué necesitamos una estrategia? La importancia de "ver el campo"

Es curioso como a través del cine, se nos pueden ocurrir maneras originales de explicar conceptos más o menos complejos. Esta vez, la película ha que me ha inspirado para explicar la importancia de la estrategia en cualquier empresa ha sido "La Leyenda de Bagger Vance", un filme protagonizado por Will Smith y Matt Damon torturado por la crítica pero que a mi personalmente me gusta.

The Legend of Bagger Vance (2000)
Mi reflexión comienza con la siguiente perogrullada: para ejercer cualquier profesión debes tener una serie de conocimientos, más o menos avanzados, sobre el área de conocimiento que te atañe. Así, un médico, necesariamente, habrá cursado la carrera de medicina, un abogado será licenciado en derecho y un zapatero habrá aprendido a arreglar zapatos.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con una de las profesiones más difíciles y arriesgadas que existen: ser empresario. En concreto, los emprendedores suelen cumplir un perfil técnico, con bastos conocimientos en su campo, pero que por desgracia, tienen que aprender a marchas forzadas a gestionar su empresa. A esto, yo le suelo llamar "La paradoja del management", ya que existen personas (verdaderos valientes) que se lanzan a la aventura de montar una empresa con escasos conocimientos sobre administración y dirección, algo que sin lugar a duda terminarán necesitando. Por ello, habitualmente, el futuro y la viabilidad de una empresa de nueva creación depende, fundamentalmente, de tres características del empresario: su inquietud, la capacidad de anticipación y el liderazgo que ejerce sobre su equipo:

  • Inquietud: al iniciar su aventura, es habitual que el emprendedor se dé cuenta de la dificultad de gestionar una empresa, y esto le llevará, si es una persona medianamente inquieta, a interesarse por temas como la innovación, la productividad, la mejora continua, la estrategia, el liderazgo, etc. Además, normalmente será autodidacta y tendrá que aprender a marchas forzadas a gestionar su negocio, ya que sólo unos pocos tienen un consultor que les guíe en este proceso de aprendizaje.
  • Anticipación: es evidente que algunas personas tienen una visión privilegiada y que logran, de manera natural, tener una orientación estratégica (a largo plazo) que les permite analizar la situación y decidir de manera adecuada sobre el futuro de la empresa.
  • Liderazgo: además, un buen líder conseguirá transmitir a su equipo la importancia de la orientación estratégica, involucrándolo en el futuro de la organización de manera efectiva y logrando que todos trabajen de cara al logro de objetivos.

No obstante, en las empresas, también es imprescindible realizar las actividades diarias así como resolver los problemas que se presenten en cada momento. Pero en todo caso, sin dejar de dedicarle algo de tiempo a la reflexión y a la ejecución estratégica, ya que solo así conseguiremos innovar y generar valor para nuestros clientes a medio y largo plazo, obteniendo un modelo de negocio sostenible y rentable. Son los líderes más intuitivos e inquietos los que mejor intuyen el valor de la estrategia en su empresa, le dedican el tiempo necesario e involucran a su equipo.

Sin embargo, algunos emprendedores y/o sus equipos no tienen ni tanta capacidad de anticipación, ni tanta inquietud como otros por solucionar sus problemas y hacer de su proyecto algo viable. Y no es su culpa en muchas ocasiones, ya que el día a día de su empresa les obliga a "apagar fuegos" constantemente tomando decisiones y actuando casi de manera exclusiva en el corto plazo. 

En estas situaciones es imprescindible dar un golpe de timón para curar la miopía que produce la visión cortoplacista. Aunque para esto, no ayuda en absoluto la habitual resistencia al cambio y el hecho de que los resultados del análisis y la planificación estratégica sólo se dejarán ver de vez en cuando en el medio plazo y normalmente en el largo plazo. Por ello, hay muchos empresarios que "no pueden ver el campo" ya que, como le dice Will Smith a Matt Damon en La Leyenda de Bagger Vance:

"De haber visto el campo, no habría estado dando hachazos a 
la bola como si estuviera segando la hierba de su casa"


Para lograr "ver el campo" debemos abrir nuestro pensamiento a un nuevo horizonte. Sólo de esta manera, desaparecerán de nuestra mente los fantasmas de la actividad diaria y los problemas operativos y nos dejarán centrarnos en aquellas cuestiones que realmente generan valor en nuestro proyecto:

  • Que productos y/o servicios vamos a comercializar
  • Cómo vamos a enfrentarnos a nuestros competidores
  • Qué actividades vamos a realizar nosotros mismos y cuales vamos a subcontratar
  • Con quién vamos a cooperar
  • En qué mercados queremos estar
  • De qué forma queremos crecer
  • Y un largo etcétera. 

Y para ello, el management, a través de su dimensión estratégica, puede proporcionar las indicaciones adecuadas para alcanzar un modelo de negocio rentable. No obstante, por si mismo, no puede llevar a una empresa al éxito ya que cada empresa es única y debe encontrar su swing (al igual que los golfistas) por su propia cuenta. Creo que si el management lograra personificarse para dirigirse a los empresarios, les diría algo similar a otra gran frase de Bagger Vance:

"Yo no puedo llevarle allí. Sólo espero poder 
ayudarle a encontrar el camino"


¿Pero cómo podemos empezar a cambiar de rumbo? Pues poco a poco, dedicándole tiempo a las decisiones estratégicas con sesiones orientadas y planificadas, aprendiendo continuamente, implicando a todo el equipo y siendo pacientes, ya que como hemos dicho hay que tener cuenta que los resultados sólo se dejarán ver en el medio y en el largo plazo, aunque cuando lo hagan, podrán llegar a suponer un salto cualitativo considerable.

Créditos a este post de Innovation HR que aunque trata una temática diferente me ha inspirado para escribir esto.
---
Recuerda, si te gusta el blog, puedes seguirme  vía RSSen Twitteren Linkedinen Facebook o en Google+Y si te ha gustado este post ayúdame a difundirlo con los botones sociales.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario