sábado, 8 de diciembre de 2012

10 Consejos para un #Brainstorming efectivo


La lluvia de ideas o brainstorming, es la técnica creativa por antonomasia. Sin embargo, hay mucha confusión alrededor de ella y en muchas ocasiones se confunde con una reunión caótica en la que los participantes exponen sus ideas.
Imagen de andymangold
Pero nada más lejos de la realidad ya que, cómo la mayoría de técnicas creativas, el brainstorming debe ser estructurado y dirigido, aunque su metodología sea muy simple:

Se reúne un grupo de personas que lancen sus ideas sobre un determinado tema y se anotan todas en una pizarra o similar. Después se elige la mejor, o las mejores, de todas ellas.

¿Fácil verdad? Pues no. Lo cierto es que a la hora de la verdad, nos es tan fácil como parece desarrollar un brainstorming efectivo.

Por eso, vamos a hablar de 10 recomendaciones para llevar a cabo esta técnica creativa con éxito:

  1. Forma un grupo lo más multidisciplinar posible. Formar un equipo multidisciplanario ayudará a enfocar el problema desde diferentes perspectivas y áreas de conocimiento, lo cual incrementa las posibilidades de generar soluciones originales, efectivas y con un elevado potencial innovador.
  2. Prepara a la gente por anticipado. Es importante, antes de celebrar la sesión, animar a todos los participantes a documentarse sobre la creatividad. Y mejor aún si les recomendamos algún libro o alguna fuente de confianza.
  3. Programa cuidadosamente la sesión. Sobre todo respetando el tiempo programado. Hora de inicio y finalización así como los tiempos de descanso en el caso de sesiones largas. No debemos olvidar que cada miembro del grupo tiene sus propias tareas, funciones y compromisos, así como una vida propia. Parece mentira que haya que decir esto, pero no se respeta muy a menudo.
  4. Cuida el escenario. Para que la creatividad fluya es importante que los participantes entiendan la lluvia de ideas como un juego. Por ello, se suele recomendar que esta se realice fuera del lugar de trabajo habitual y en un ambiente relajado y libre de distracciones.
  5. Define el foco creativo: debemos generar ideas sobre un problema concreto que se pueda redactar claramente en una frase. Éste, a su vez se podrá dividir en subfocos pero siempre debemos de procurar que todos los miembros del grupo lo entiendan y lo tengan presente (para ello es aconsejable escribirlo con letras grandes en la pizarra). También es aconsejable, al principio de la sesión, exponer adecuadamente el problema de una forma un poco más amplia y proporcionar toda la información necesaria para evitar interrupciones posteriores para aclarar dudas.
  6. Propón juegos y ejercicios de calentamiento para romper el hielo y activar el pensamiento lateral. Esto es necesario porque en ocasiones, el inicio de estas sesiones suele ser espeso, la gente no se anima a pronunciar sus ideas y/o éstas no son excesivamente originales.
  7. Aplaza el juicio de las ideas: durante la sesión debemos olvidarnos de los “peros”. La evaluación de las ideas será una etapa posterior a la generación de las mismas, y sobre todo no debemos olvidar que de las ideas más alocadas han surgido grandes innovaciones.
  8. Premia la cantidad de ideas: a veces, a la hora de generar ideas, nos reprimimos a nosotros mismos porque ya existe algo similar a lo que se nos ha ocurrido, o porque ya se ha dicho algo similar en la propia sesión. No obstante, hay que entender que en los pequeños matices y diferencias entre ideas, puede estar la clave para grandes innovaciones.
  9. Trata de minimizar las interferencias jerárquicas: Se recomienda no mezclar varios niveles jerárquicos en la misma sesión. Sin embargo, para mí, la creatividad es cosa de todos y es responsabilidad de los líderes crear un ambiente adecuado donde nadie se sienta cohibido por su posición en la estructura organizativa de la empresa. Al fin y al cabo, en las empresas grandes, los operarios son los que conocen en mayor profundidad los procesos y sus puestos, y de ahí pueden surgir importantes propuestas de mejora para ser más eficientes.
  10. Estimula la participación de todos. A veces, algunas de las personas que participan en las sesiones de braintorming tienen un carácter más introvertido no se "lanzan" a hablar. Esto no significa que no tengan nada que decir, ni que no tengan buenas ideas. Debemos estar atentos a estos participantes y facilitarles la intervención en la generación de ideas.

¿Qué os parecen estos consejos? ¿Habéis organizado alguna vez una sesión de este tipo? Si lo habéis hecho ya sabréis que no es tan fácil como pueda parecer a priori. ¿Tenéis algún consejo más que ofrecernos? ;)

---
Recuerda, si te gusta el blog, puedes seguirme  vía RSSen Twitteren Linkedinen Facebook o en Google+Y si te ha gustado este post ayúdame a difundirlo con los botones sociales.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario